jueves, 5 de diciembre de 2013

Evitar consecuencias desastrosas del cambio climático: Emisiones del orden de la mitad de las de objetivos (no comprometidos) actuales

... Objetivos sobre los que por cierto ni tan solo está claro que se llegue a alcanzar acuerdo alguno como prueba la (otra vez...) decepcionante COP19 de Varsovia del mes pasado.

En efecto, tal y como argumenta el último artículo (publicado ayer: 3/12/2013) de James Hansen (y otros 17 autores) disponible en este enlace, el permitir que acabemos emitiendo a la atmósfera la cantidad de carbono que actualmente ponen sobre la mesa nuestros políticos cuando hacen un amago de llegar a algún acuerdo y compromiso (sin pasar del amago...) sobre cambio climático, del orden de 1000 GtC acumuladas en la era industrial, sería con mucho excesivo.

En efecto, esos límites de emisiones para acotar el incremento de temperatura a medio plazo en los 2ºC que venimos oyendo desde hace años, desatarían mecanismos de realimentación climática que a largo plazo conducirían a un cambio climático desastroso para la especie humana (y otras especies de la Tierra), y por tanto sería una gran irresponsabilidad y egoísmo por nuestra parte el no evitarlo en base a la información que ya tenemos. De hecho, el límite de carbono a emitir para evitar abocarnos a una situación desastrosa es del orden de la mitad (unas 500 GtC acumuladas en la era industrial) de esa cantidad sobre la que ni tan solo se ha conseguido llegar a un acuerdo en todos estos años de evidencias acumuladas, por lo que realmente hace falta una gran evolución en las dimensiones socio-políticas.

Otro aspecto que apunta el artículo de James Hansen y colegas, es la imperiosa necesidad de una trayectoria de transición responsable, en la línea de lo que argumentábamos en el estudio Energía 3.0 y en este post anterior: Las reducciones de emisiones son mucho más efectivas hoy que mañana, de tal forma que acelerar la transición desde ya , es la única opción con sentido, pues además de permitirnos alcanzar los objetivos (lo cual no está claro con una transición retardada), nos permite desarrollar esta transición con el mínimo coste promedio en el periodo de tiempo requerido para el cambio.

El título del artículo de J. Hansen y colegas, ya es de por sí bastante expresivo: 'Assessing ‘‘Dangerous Climate Change’’: Required Reduction of Carbon Emissions to Protect Young People, Future Generations and Nature'

Así como también resulta indicativo del contexto actual, el hecho de que en el artículo los autores vayan más allí de lo que es una pura publicación científica para ejercer su responsabilidad como miembros de la sociedad en contribuir a empujar en la dirección del cambio requerido.

Ya he comentado en alguna otra ocasión, y volveré sobre ello más adelante, que a menudo, los resultados de mayor consenso científico sobre cambio climático de que disponemos, es decir, los correspondientes a los informes del IPCC (de los cuales ya tenemos disponible el primer informe del AR5 a completarse el año que viene), me parecen conservadores (en el sentido erróneo de la palabra, pues no conducen a asegurar la conservación del planeta tal y como lo conocemos). Entiendo que esta ha sido desde los orígenes de los informes del IPCC (el primero ya hace 24 años...) una actitud deliberada, justificada por la necesidad de ir asentando un consenso político y social sobre el cambio climático, en entornos que han llegado a ser tremendamente escépticos. Probablemente este era el camino adecuado, pero a la vista de la gran inmadurez de nuestro sistema socio-político, que después de estos 24 años sigue aletargado y sin capacidad de adoptar actitudes resolutivas, a menudo me cuestiono de si la comunidad científica ha hecho bien en 'amortiguar' la realidad de las posibilidades de cómo se puede llegar a desplegar el cambio climático que estamos provocando.











































































































































































  



ppp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada